La Hora Castilla

Castilla, castellanismo, folclore, medio ambiente, medio rural, deporte, identidad, debate, pensamiento, opinión

Diputaciones decimonónicas y provincias como agentes de despoblación

Por Juan Pérez.- España cuenta con cincuenta provincias, lo que supone una superficie media para ellas de algo más de 10.000 km2. Para el caso de Castilla, con 191.000 km2, la superficie es ligeramente superior a los 10.000 kilómetros cuadrados que arroja la superficie media de la provincia en España.

Portugal, con 88.000 km2, cuenta con 18 distritos (provincias), que arrojan una superficie media de menos de 5.000 km2. El caso de Francia es parecido: para 547.00 km2, 95 departamentos (provincias), con una superficie media de unos 5.000 kilómetros cuadrados. Las 110 provincias de Italia, aunque algunas de ellas han cambiado de nombre, continúan existiendo de facto, arrojan una superficie media de algo más de 2.730 km2.

Todavía teienen una superficie media menor los 83 condados de Inglaterra, con poco más de 1.050 km2 de extensión. La “constelación” de condados ingleses resistió a Margaret Thatcher y al posthatcherismo de John Major.

Ante este panorama, ¿qué hace España con unas provincias tan extensas donde las capitales provinciales están tan lejos de los núcleos rurales medianos y pequeños? ¿No podemos tener entes territoriales más reducidos al estilo de nuestros vecinos? ¿No tienen nuestros vecinos unos entes territoriales que atienden a superficies semejantes a las que se plantean para las comarcas en Castilla?

¿Y qué decir de unas diputaciones que el ciudadano no elige, o no directamente? ¿Vamos a mantener instituciones de la primera mitad del siglo XIX cuando solo votaban los que disponían de mayor renta? Francia, además de elecciones locales, regionales y legislativas, tiene también elecciones cantonales. ¿Es que aquí hay que mantener instituciones, como las diputaciones, que huelen a naftalina?

Incluso el nombre de provincia tiene una etimología que cada cual debe juzgar: “por vencer”. Idea, la de provincia, que expresa muy bien el sojuzgamiento de lo rural y de amplios espacios del país. Un poder que concibe las provincias como entes territoriales y humanos vencidos difícilmente puede dotarlos de equipamientos y desarrollo, difícilmente puede dejar libertad de acción a los agentes de desarrollo (emprendedores, asociaciones…), ni en el pasado ni ahora.

Las provincias vascas, con una extensión muy reducida en kilómetros cuadrados, disponen de capitales cercanas a los núcleos rurales. En Castilla, debido a la extensión, las provincias no han ayudado ni ayudan en la batalla contra la despoblación rural.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 20/09/2016 por en administración local, Uncategorized y etiquetada con , , , , , , , , .

Blog Stats

  • 4,898 hits
A %d blogueros les gusta esto: