La Hora Castilla

Castilla, castellanismo, folclore, medio ambiente, medio rural, deporte, identidad, debate, pensamiento, opinión

El federalista oxomense Manuel Hilario Ayuso

Por Juan Pérez.- Manuel Hilario Ayuso Iglesias (El Burgo de Osma, provincia de Soria, 14 de enero de 1880 – Madrid, 20 de septiembre de 1944) fue un político republicano, catedrático, abogado, historiador, antropólogo, periodista, filósofo y poeta.

Manuel Hilario era hijo de Luis Ayuso Peña, diputado por el distrito durante dos legislaturas. Y, fuera a causa de la acomodada posición de la familia o por su indudable capacidad personal, mostró una precocidad encomiable: a los 13 años montó, en el Instituto de Soria, dos o tres periodiquillos artesanales que le originaron algún disgusto con sus profesores. A los 18 era el factótum del semanal burgense Los Apuntes y a los 21 alumbró, junto con el impresor de la capital Abdón Pérez, Soria Nueva, un periódico progresista que alcanzó la mayor tirada de la provincia. En 1906 formó parte del equipo fundador del influyente Tierra Soriana, durante unos meses diario. Años adelante creó y dirigió La Idea (1918-1922), un semanario republicano que llegó a los nada despreciables 2.000 ejemplares.

Se incorporó de joven al Partido Republicano. En 1914, ocupando una cátedra del Instituto de Montilla (Córdoba), fue elegido diputado a Cortes por esta circunscripción a través su partido, repitiendo acta por la misma localidad en 1916 y 1919.

Durante la I Guerra Mundial, Ayuso fue antigermanófilo.

Durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera estuvo dos veces en al cárcel, lugar que le pertimió ejercer como escritor. Entrada la II República se presentó a las Elecciones de junio de 1931 por el Partido Republicano Federal en la provincia de Córdoba y Soria alcanzando acta de diputado por esta última, su provincia natal. Aportó con sus intervenciones importantes sugerencias para la redacción de la nueva Constitución, en materias como: la Ley del Divorcio, el sufragio femenino, el Marco Jurídico de las Autonomías o a la supresión de la Pena de Muerte.

Sus aspiraciones políticas en esta legislatura, pese a las escisiones que hubo en su partido, no se truncaron y se volvió a presentar en 1933 en las Elecciones a Cortes por la provincia de Soria, no consiguiendo alcanzar el acta de diputado. Discrepó de los gobernantes radicales-cedistas, por lo que quedó decepcionado como consecuencia de la luchas partidarias, acabando por rechazar la misma República. Esto motivará su exilio en París, verano de 1936. Allí, vivió la Guerra Civil española realizando gestiones en favor de personas allegadas que estaban en las dos zonas enfrentadas.

El maduro republicano-anticlerical regresó a Madrid al finalizar el conflicto. Aunque depurado de su cátedra en la Universidad Central de Madrid, aceptó ser responsable de la Biblioteca Universitaria. Hizo profesión de fe, por lo cual se le vio en misa y recibiendo los sacramentos. Al hacer testamento, destinó una parte de sus bienes a fundar un catecumenado dirigido a los alumnos de Medicina y Filosofía de la Univerisidad de Madrid.

Una calle de su localidad natal, El Burgo de Osma, lleva su nombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10/05/2015 por en historia y etiquetada con , , , , , .

Blog Stats

  • 5,057 hits
A %d blogueros les gusta esto: